jueves, 20 de marzo de 2014

LOS ARTESANOS EN LA EDAD MEDIA

Ya vamos avanzando en la pirámide social de la Edad Media. Hemos conocido bastante bien la vida de los campesinos y ahora nos toca conocer a los artesanos de la época. Comenzamos.
PANADEROS- EL PANADERO ERA EL QUE USABA HARINA PARA HACER PANES, PASTELES, BIZCOCHOS
 ALFAREROS - EL ALFARERO ES EL QUE USABA LA ARCILLA PARA HACER OBJETOS COMO PLATOS, VASOS, JARRAS, CAZUELAS, ETC.


 
ARMEROS- EL ARMERO ERA EL QUE HACÍA LAS ARMAS Y LA ARMADURA DEL CABALLERO.


.
  
  
 
  
 
  
 
  

ALBAÑIL- EL ALBAÑIL ERA EL QUE HACÍA CASAS, PUENTES, CATEDRALES Y OTROS EDIFICIOS CON MATERIALES COMO LADRILLOS, PIEDRAS Y MADERA.

CURTIDOR- EL CURTIDOR ERA EL QUE SEPARABA, PREPARABA, TRATABA Y CUIDABA LAS PIELES DE LOS ANIMALES PARA HACER ROPA Y OTROS OBJETOS.



HERRERO- EL HERRERO ERA EL QUE HACÍA UTENSILIOS DE METAL COMO CUBIERTOS Y TAMBIÉN HERRADURAS PARA LOS CABALLOS.

.
 HILANDERA - LA HILANDERA ERA LA QUE CONVERTÍA LA LANA O EL LINO EN ROPA.



Con la escena de este famoso cuento podemos ver el huso con el que la Bella Durmiente se pinchó.
.

 

ORFEBRE  - EL ORFEBRE HACÍA JOYAS Y OTROS ADORNOS CON METALES PRECIOSOS.


.
 
  
 

SOPLADOR DE VIDRIO- EL SOPLADOR DE VIDRIO ERA EL QUE UTILIZABA LA ARENA PARA HACER OBJETOS DE CRISTAL.


.

 ZAPATERO- EL ZAPATERO ERA EL QUE HACÍA ZAPATOS Y BOTAS.

ARTESANO Y GREMIOS

Antes, en las aldeas todas las familias trabajaban las tierras del feudo, criaban animales, y además se fabricaban todo aquello que necesitaban, como podían ser zapatos, vestidos, utensilios de cocina, o herramientas para el trabajo. Es decir, todos hacían de todo, los hombres araban el campo, pastoreaban ganado, elaboraban herramientas, y las mujeres daban de comer a los animales, se encargaban de las tareas domésticas, producían la ropa, el calzado. Naturalmente esto iba ligado a la idea de autosuficiencia en la que uno producía para sí mismo, para el consumo propio.

A partir del siglo XI, con el aumento de la producción agrícola, el crecimiento de la población y el renacer de las ciudades, el trabajo quedó dividido en dos sectores. En primer lugar, la población que permaneció en el campo conservó la forma de vida feudal y las tareas agrarias. Los que se quedaron sin tierras ni espacio en el campo, migraron a las ciudades y desarrollaron el comercio y la artesanía como alternativa a la agricultura y ganadería.
La vida urbana fomentó mucho el trabajo artesanal, y en seguida surgió una nueva forma de entender el trabajo. El oficio de artesano pasó de ser algo individual a un trabajo en equipo. Nacieron los gremios, asociaciones de artesanos de un mismo oficio que se comprometían a seguir unas normas comunes a todos ellos. Los gremios favorecían la cooperación y la ayuda entre artesanos, y la transmisión y enseñanza del oficio a nuevos aprendices artesanos.
Los gremios establecían los precios de los productos, la cantidad máxima producible, y las horas y días de trabajo. Con esto se quería evitar la competencia entre los artesanos del gremio, pues consiguiendo que todos vendiesen al mismo precio y que no elaborasen mayor cantidad de productos, evitaban trifulcas en los mercados y ferias y conseguían que no existiesen grandes diferencias económicas entre los artesanos del gremio. Además, el gremio proporcionaba las materias primas a cada taller, era el encargado de dar permiso para abrir nuevos talleres, y de pasar el control de calidad a los productos elaborados en cada taller.
Dentro del gremio, los artesanos hacían una especie de cursus honorum, similar a aquel que llevaban a cabo los magistrados romanos para subir peldaños dentro de la administración de Roma. Debían comenzar desde abajo, como aprendices. Estos solían ser niños, y firmaban un contrato con el maestro artesano dueño del taller por el cual trabajarían a cambio de alimento, alojamiento y la enseñanza del oficio. Tras varios años de aprendizaje del oficio, el aprendiz estaba preparado para subir a rango de oficial. Entonces se examinaba, y en caso de pasar dicha prueba, se convertiría en oficial. Los oficiales trabajaban a cambio de un sueldo de artesano, normalmente tenían su propia familia y vivienda, pero no podían abrir su propio taller hasta convertirse en maestros artesanos. Pero tenían que ganarse tal honor, tenían que demostrar su maestría elaborando una pieza digna, una obra maestra. Entonces, si el gremio lo aprobaba como tal, el oficial pasaba a ser maestro, y podía abrir su propio taller, comprar sus propias herramientas, tener sus propios empleados, y vender productos con su firma.
El taller de un artesano, era casa, taller y tienda a la vez. Allí vivían el maestro, los aprendices, y en muchas ocasiones los oficiales. En la planta baja estaba la tienda y el taller, y todos los talleres del mismo oficio solían estar en la misma calle.





Los artesanos vivían agrupados en gremios, que eran asociaciones de artesanos de un mismo oficio para evitar que competieran entre sí. Los gremios ajustaban el horario de trabajo, los precios de los productos, el número de talleres que debía de haber en una ciudad; también ayudaban a los artesanos en caso de accidente o enfermedad. En un taller los trabajadores se dividían en 3 categorías de artesanos:

EL MAESTRO: era el dueño del taller y quien dirigía el negocio. Todas las decisiones del gremio las tomaban los maestros reunidos en asamblea.

EL OFICIAL: era un trabajador a las órdenes de un maestro. Recibía un salario por su trabajo. Para que un oficial se convirtiese en maestro, y poder así formar su propio taller, debía contar con el permiso de todos los maestros del gremio. En caso de tener el permiso, debía aprobar un examen y realizar una obra maestra.

EL APRENDIZ: era un joven que quería aprender el oficio para ser algún día oficial. El maestro le daba casa y comida a cambio. No cobraba nada.


.

2 comentarios:

  1. ¡Que bien se lo pasan! ¡Y lo que están aprendiendo! Estoy aprendiendo un montón de cosas con vosotros. :) Gracias por compartir. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracia, a este proyecto no le falta ni un detalle! Me encanta ver como a partir del juego trabajáis todos los aspectos relacionados con los temas propuestos. En este caso los artesanos. ¡La actividad de las hilanderas es ideal para trabajar la motricidad fina! Muchas gracias por compartir y abrirnos una ventanita para disfrutar de vuestra aula. Un besote.

    ResponderEliminar