sábado, 1 de noviembre de 2014

TALLER DE MOKOS

Después de nuestra aventura con Maui y su anzuelo mágico recibimos una visita muy especial.
Eran Antonio papá de nuestro compi Marcos G. acompañado de Jose, tío de Marcos.
Resulta que como Moli se entera de todo, supo que Jose había estado en Nueva Zelanda y tenía que contarnos algo muy interesante y muy relacionado con lo que acabábamos de estudiar.Contactó con él y aquí lo tenemos.
Después de saludarlos con nuestro Buenos días maorí "Kia Ora" y el divertido Hongi
 
.Pasamos todos a acomodamos en nuestra asamblea solar.
.Cuando le preguntamos a José el motivo de su visita a Nueva Zelanda, él nos contestó que fue a conocer de cerca los MOKOS
Eso nos dio mucha risa y la seño no salía de su asombro porque precisamente de mocos entendemos un rato y no hay que ir tan lejos para conocerlos de cerca cuando los tenemos en nuestras narices.
Jose nos contestó que no solo los conocía muy bien sino que se los había traído y los tenía en un lugar muy especial que tampoco era precisamente en un pañuelo como era de esperar.
¿Qué es esto? Precisamente Moko maorí en la mísmisima pierna de Jose.
Jose nos explicó que los antiguos maoríes no tenían escritura propia sino que más bien usaban pictogramas como nosotros para contar sus historias, pero en vez de usar papel usaban y usan su propia piel como si de su autobiografía se tratara.

El moko es el tatuaje facial tradicional con el cual el maorí se distinguía y marcaba el clan al que pertenecía. El guerrero utilizaba el moko para contar su propia historia: Cada signo indica un logro distinto en su historia personal. La mujer portaba el signo tradicional sobre el mentón detalles azules para indicar que estaba ligada a un guerrero. Son hechos a partir de la pubertad.

Entre las tribus maoríes, eran una actividad predominantemente masculina. Las formas femeninas de moko fueron restringidas al área de la barbilla, al labio superior, y a las ventanas de la nariz. El moko todavía se conserva, pues un número cada vez mayor de maoríes están optando por recibir su Moko, en un esfuerzo por preservar su cultura e identidad.

.

 

 

 
 En sus mokos pudimos reconocer lo  que acabábamos  de estudiar con Maui, el pez manta, el Matau o anzuelo mágico,el Koru o helecho plateado, también vimos la tortuga de la longevidad, caras parecidas a los totems Tiki(.Este es uno de los símbolos más populares de la cultura Maorí que tradicionalmente representaba al primer hombre en la Tierra que fue originado en las estrellas, dan buena suerte y espanta a los ‘malos espíritus’). En fin que el moko de Jose es como una biblioteca maorí andante.

 
    

La seño se empeñó en que eso del moko era muy fácil y que ella lo haría en un plisplas y con lápiz en mano se puso a dibujar.
  
 Pero nosotros pensábamos que estos mokos no durarían mucho en cuanto pasaran por la ducha, a lo que la seño nos retó a comprobarlo con toallitas y menuda cara ponía cuando veía que sus dibujos desaparecían rápidamente.
  
 
La seño propuso que también borrásemos los mokos de Jose y así lo fuimos intentando uno, otro, otra y otro, otro........ pero nada de nada sus mokos seguían allí.
 
 También probamos con otro moko que tiene la seño May y ..........tampoco.
.Jose nos explicó que los mokos son tatuajes que se practican con una especie de rotuladores permanentes con unas agujitas que llegan debajo de la piel razón por la que no se borran.
Lo que la seño en realidad hacía es maquillaje que con un pequeño frote de toallitas desaparece al instante, así que decidimos jugar a convertirnos en maories tatuados con ayuda de Jose, Antonio, Rosana y la seño.
 

 
             
.Desde casa podemos practicar un sencillo tatuaje con este juego.
 Pincha en el ENLACE para acceder al juego.
No nos queremos despedir sin dar antes mil gracias a Jose y Antonio por habernos enseñado tantas cosas y pasar un rato tan divertido, que probablemente recordaremos cada vez que tengamos que usar un pañuelo para limpiar nuestros..........................mocos.

1 comentario:

  1. Esto es un proyecto en toda regla. Enhorabuena Gracia porque os está quedando un trabajo completísimo. ¡Qué suerte contar con familiares tan colaboradores y que casualidad que uno de ellos tenía un tatuaje con los símbolos maorís del proyecto que estáis trabajando. ¡Vamos redondo! Se les ve disfrutar un montón con sus mokos,jijijiji. Un beso, Gracia, que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar